Donatella Maiorca Cine lésbico

(Parte 3/3)

La historia de Viola di mare transcurre en un pueblo ubicado en la Isla Favignana en la segunda mitad del siglo XIX. Allí Ángela (Valeria Solarino) y Sara (Isabella Ragonese) viven una infancia difícil: Ángela tiene un padre autoritario y violento, capataz en una cantera de tufo volcánico y el hombre más poderoso del lugar, mientras que Sara ve por última vez al suyo cuando los camisas rojas se lo llevan contra su voluntad. Con la ausencia del padre y al no tener medios para subsistir, Sara es enviada a servir a la Baronesa (Lucrezia Lante della Rovere), creciendo alejada de la isla y retornando a ella alrededor de sus 20 años.

Al reencontrarse, ambas mujeres se enamoran y con el tiempo comienza un romance que mantienen oculto hasta que el padre de Ángela compromete a su hija con Ventura (Corrado Fortuna), un joven de la isla. Ángela, no dispuesta a ceder ante un matrimonio convenido que no acepta, en medio de una discusión le dice a su padre que ama a Sara.

(Parte 2/3)

La historia de Viola di mare transcurre en un pueblo ubicado en la Isla Favignana en la segunda mitad del siglo XIX. Allí Ángela (Valeria Solarino) y Sara (Isabella Ragonese) viven una infancia difícil: Ángela tiene un padre autoritario y violento, capataz en una cantera de tufo volcánico y el hombre más poderoso del lugar, mientras que Sara ve por última vez al suyo cuando los camisas rojas se lo llevan contra su voluntad. Con la ausencia del padre y al no tener medios para subsistir, Sara es enviada a servir a la Baronesa (Lucrezia Lante della Rovere), creciendo alejada de la isla y retornando a ella alrededor de sus 20 años.

Al reencontrarse, ambas mujeres se enamoran y con el tiempo comienza un romance que mantienen oculto hasta que el padre de Ángela compromete a su hija con Ventura (Corrado Fortuna), un joven de la isla. Ángela, no dispuesta a ceder ante un matrimonio convenido que no acepta, en medio de una discusión le dice a su padre que ama a Sara.

(Parte 1/3)

La historia de Viola di mare transcurre en un pueblo ubicado en la Isla Favignana en la segunda mitad del siglo XIX. Allí Ángela (Valeria Solarino) y Sara (Isabella Ragonese) viven una infancia difícil: Ángela tiene un padre autoritario y violento, capataz en una cantera de tufo volcánico y el hombre más poderoso del lugar, mientras que Sara ve por última vez al suyo cuando los camisas rojas se lo llevan contra su voluntad. Con la ausencia del padre y al no tener medios para subsistir, Sara es enviada a servir a la Baronesa (Lucrezia Lante della Rovere), creciendo alejada de la isla y retornando a ella alrededor de sus 20 años.

Al reencontrarse, ambas mujeres se enamoran y con el tiempo comienza un romance que mantienen oculto hasta que el padre de Ángela compromete a su hija con Ventura (Corrado Fortuna), un joven de la isla. Ángela, no dispuesta a ceder ante un matrimonio convenido que no acepta, en medio de una discusión le dice a su padre que ama a Sara.