Contenidos que acabo de agregar

Sara necesita ayuda en Historia del Arte y tal vez, también en otros asuntos. Como se resiste al estudio, su madre contrata a Helena para apoyarla y sacar adelante los exámenes. Las lecciones se vuelven cada vez más personales y reveladoras de sus propias historias.

—>>>Difunde: Aquí puedes conocer más de este proyecto y ver todos los capítulos

 

A veces te pasas apurada, buscando una historia que ya no está. Intento imaginar tu mundo, me pregunto cosas… Otras, te quedas un momento, me regalas un par de palabras… ¿Lees mi sonrisa cuando me escribes?

Esta habitación tiene goteras. A veces la miro desde afuera y procuro cruzarme de acera. Otras, obstinada, me encierro intentando tapar agujeros. Se nos caen los enlaces, los recojo y se vuelven a caer. La habitación es pequeña, no alberga más que historias. Entre ellas, la tuya y la mía. Y cuando pienso así, se ensancha de suspiros, de sueños sin edades, de amores valientes y entonces recobra impulso y sentido esta utópica idea de insistir.

Estas historias son nuestras. Y este espacio -leve y porfiado- es tuyo las veces que quieras venir.

L.

 

He abierto mis ojos
cancelando mis enojos
y he sentido que te tengo un poco más.

Aprovecho y me cuelo enredándote en mi pelo
insistiendo en que me vuelvas a buscar.

90 minutos no puede durar el amor..
Pídeme más. (…)”

 

 

Salir del armario en la familia a veces es difícil, pero hacerlo en un contexto mafioso y de rígidas tradiciones familiares lo complica más. Dos chicas, una pistola, la mafia y un amor inesperado. Comedia romántica situada en la mafia de Nueva York. Un amor improbable en medio de conspiraciones de asesinato, investigaciones federales y lasañas.

 

Allegra es una escritora amante de la ópera. En cuestiones amorosas, siempre evita el compromiso. Cuando su novia la abandona, se involucra en una complicada relación con Phillip y Grace al mismo tiempo.

 

Asia está ingresada en estado de coma en el hospital. La acompañan su madre y su novio. La historia irá narrando los acontecimientos que la llevaron a hasta allí, al igual que sus relaciones con su madre, sus amigas, su novio y, en especial, con Eloïse.

En Nueva York de los años 50, la joven vendedora de una tienda de Manhattan conoce a una sofisticada mujer que está haciendo sus compras de Navidad. Se llaman Therese y Carol. La atracción que surge entre ellas cambiará sus vidas para siempre.

 

Cuatro mujeres lesbianas en torno a los 70 años, cuentan sus miedos, sus deseos, sus diferencias. El peso absurdo del estigma social, el avance de las leyes y la homofobia vigente, el amor, los recuerdos, los anhelos, la vida.

 

E es una popular DJ que deja huella en sus fans femeninas. Obligada a mantener vinculada su carrera con Matt, su manager y marido de conveniencia, luego de una serie de acontecimientos decide huir para salvar su vida. Sin un lugar donde ir, E huye a casa de su ex novia en el interior.

Takeko es una joven que decidió seguir los pasos de su padre convirtiéndose en tatuadora luego de que él muriera al proteger a su hijo, su hermano, cuando su casa colapsó en el terremoto de 1999 en Taiwán.

Con un profundo sentimiento de soledad, se encierra en sí misma y en el cuidado de su hermano, y sólo expresa sus emociones a través de las extrañas y variadas historias de los clientes que visitan su tienda.

Jade es una adolescente que hace dinero a través de una webcam de mala muerte, donde se viste como niña y narra cuentos melancólicos a sus muñecas mientras liga con clientes sin nombre dispuestos a pagar. Un día llega a la tienda de Takeko para hacerse un tatuaje que le permita revivir para siempre sus recuerdos.

Con una trama no lineal -constantemente revolotea del presente al pasado de una forma ligeramente irregular y desconcertante- hace un valiente intento por descubrir la amplia perspectiva de supervivencia emocional humana cuando se enfrenta a la adversidad.

Esencialmente es una película sobre los recuerdos: sobre la elección de recordar o la elección de olvidar. Acerca de cómo somos la suma de nuestras memorias y cómo, si no podemos llegar a un acuerdo y superar el pasado, nunca podemos estar contentos con lo que tenemos aquí mismo, ahora mismo.

La imagen de estas dos preciosas sonrisas, en un contexto mucho más duro el mío, me llena el alma. Alguien tomó esta foto en Estambul justo antes de que la manifestación fuera reprimida.

Vivo en Madrid. El próximo sábado estaremos celebrando la marcha más grande de Europa por el reconocimiento y respeto a la diversidad. Aunque disfruto y la paso en grande, pienso en todo lo que falta. Y falta mucho. Hay que seguir luchando. Por nosotras, por ellos. Por todos.

Cuando entras en esta web, tal vez hayas advertido que esconde una imagen de fondo. Es una historia de amor y resistencia que creo te gustará conocer. Te la cuento en una próxima.

Hay que seguir. Por nosotras, por ellos. Por todos. Falta menos.

L.